Pecador pero amado el Domingo de la Palabra de Dios 3er domingo Año C

Pecador pero amado el Domingo de la Palabra de Dios 3er domingo Año C

Nehemías 8:2-4A, 5-6, 8-10 Salmo 19:8, 9, 10, 15 1 Corintios 12:12-30 Lucas 1:1-4, 4:14-21

            Hoy, la Iglesia celebra el Domingo de la Palabra de Dios, como lo solicitó el Papa Francisco su Carta Apostólica dos mil diecinueve Aperuit Illis. En este día, el Papa Francisco declara, “el tercer domingo del Tiempo Ordinario debe dedicarse a la celebración, el estudio y la difusión de la palabra de Dios”.[1]  Veremos cómo las lecturas de hoy son precisamente sobre la importancia de escuchar la Palabra de Dios con arrepentimiento y con alegría.

         La primera lectura, situada en el año cuatrocientos antes de Cristo describe al sacerdote Esdras leyendo las Escrituras a los judíos que han regresado a Jerusalén después de haber sido exiliados en Babilonia. Como comenta John Bergsma, esta lectura pública de la Escritura “en un púlpito de madera” que la primera lectura identifica como “hecha para el propósito” es considerada por muchos como el origen de la Liturgia de la Palabra en la que estamos participando en este momento. [2]

         Una diferencia notable entre la primera Liturgia de la Palabra ante una congregación de personas y nuestra Liturgia de la Palabra es el tiempo que tomó escuchar la Palabra de Dios. Estamos acostumbrados a escuchar unos minutos de la Sagrada Escritura que se nos lee en el contexto de la Misa. Sin embargo, si miramos de cerca la lectura de hoy de Nehemías, la primera Liturgia de la Palabra duró horas y duró “desde temprano en la mañana hasta el mediodía”.

         Obviamente, es probable que no aumentemos el tiempo de nuestra Liturgia de la Palabra de unos pocos minutos a unas pocas horas. Sin embargo, las respuestas del pueblo judío a esta primera Liturgia de la Palabra también deben ser la forma en que respondemos al escuchar la Palabra de Dios proclamada durante la Misa.

         La primera respuesta del pueblo judío al escuchar la Palabra de Dios proclamada fue que son pecadores y también, como lo alentó Esdras, que son tan amados por Dios que no deben llorar, sino más bien regocijarse e incluso comer “grasa y beber vino dulce”.

         Estas dos respuestas fueron enfatizadas recientemente por el obispo Cozzens, quien describió un encuentro con Dios, con Jesús como Señor, es primero que “soy un pecador” y al mismo tiempo “soy profundamente amado”.[3]

         En la Misa, Dios nos invita a experimentar estas dos respuestas, que somos pecadores y que somos profundamente amados por Dios, que aunque somos pecadores, Jesús nos está invitando a unirnos con nosotros mediante la recepción de Su Cuerpo y Sangre.

         A modo de anticipación de los dos movimientos de la Misa, la Liturgia de la Palabra cuando escuchamos la Palabra de Dios y somos llamados al arrepentimiento, y la Liturgia de la Eucaristía, cuando estamos unidos a Jesús por la recepción de su presencia oculta bajo la apariencia de pan y vino, después de que el pueblo judío escuchó la Palabra de Dios proclamada a ellos por el sacerdote Esdras, igualmente se dieron cuenta de sus pecados que lloró y luego Esdras les ordenó que creyeran en la misericordia amorosa de Dios diciéndoles que no se afligieran, sino que se regocijaran y comieran “grasa y bebieran vino dulce”. 

         El vino que bebemos no es simplemente vino dulce, sino que es mucho más porque creemos que detrás de la apariencia del vino está la Sangre del Señor Jesús resucitado que nos ama tanto a pesar de que somos pecadores que quiere unirse a la suya para que individual y corporativamente, como pueblo, están unidos por su Cuerpo y Sangre, unidos como una familia espiritual cuyo Padre es Dios padre, cuya madre es la Santísima Madre, y cuyo hermano mayor, es Jesús, Nuestro Señor.

Que Dios Le Bendiga – Padre Pedro

Thắp Sáng Lên Light a Fire in My Heart (Kim Long)

Francis, “Apostolic Letter, Aperuit Illis, Instuting the Sunday of the Word of God,” 30 September 2019, https://www.vatican.va/content/francesco/en/motu_proprio/documents/papa-francesco-motu-proprio-20190930_aperuit-illis.html, 3.

John Bergsma, The Word of the Lord: Reflections on the Sunday Mass Readings for Year C, 265-267.

Bishop Cozzens, The Cardinal Newman Society 01, 20, 2022 Meeting with College Presidents Conference.


[1] Francis, “Apostolic Letter, Aperuit Illis, Instuting the Sunday of the Word of God,” 30 September 2019, https://www.vatican.va/content/francesco/en/motu_proprio/documents/papa-francesco-motu-proprio-20190930_aperuit-illis.html, 3.

[2] John Bergsma, The Word of the Lord: Reflections on the Sunday Mass Readings for Year C, 265-267.

[3] Bishop Cozzens, The Cardinal Newman Society 01, 20, 2022 Meeting with College Presidents Conference.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s