Los Diez Mandamientos como Un Hogar amoroso 24 domingo del tiempo ordinario C

Los Diez Mandamientos como Un Hogar amoroso 24 domingo del tiempo ordinario C

Exodus 32:7-11, 13-14 Salmos 51:3-4, 12-13, 17, 19 1 Timoteo 1:12-17 Lucas 15:1-32

El pasaje del Evangelio de hoy contiene una parábola que ha sido nombrada de diversas maneras, incluyendo: la parábola del Hijo pródigo, la parábola del Buen Padre y la parábola de los dos hermanos.[1]  El último título, de Pierre Grelot, centra nuestra atención en la comparación de los dos hermanos en la parábola.

Al comentar esta parábola como la parábola de los dos hermanos, un teólogo explica cómo los dos hermanos se relacionan con la libertad.

El primer hermano, el más joven de los dos, quería estar libre de la casa de su padre, libre de las leyes de la casa de su padre. El hermano menor quería experimentar la independencia absoluta, la libertad incluso de las relaciones con su familia, la libertad de hacer lo que quisiera. Luego se fue de casa con su herencia y trató de disfrutar de la vida, trató de ser feliz viviendo sin ninguna referencia a la ley, y sin ninguna referencia a las relaciones estables. Definió la libertad de una manera completamente individualista, como libertad para hacer lo que quiera, siempre y cuando se sienta bien, sin preocuparse por el futuro, o por otras personas y su deseo también de ser libre.

Esta experiencia de libertad individualista no duró mucho, ya que después de gastar rápidamente todo su dinero el hermano menor pasó hambre y quiso regresar a casa. Quería volver a casa donde pudiera experimentar otro tipo de libertad una libertad que no es individualista, una libertad que no es hacer lo que quiero en el impulso del momento sin pensar en las consecuencias de nuestras acciones.

Hambriento, y sintiéndose solo, el hermano menor quería experimentar una libertad que el teólogo identifica como “libertad compartida”,[2]libertad compartida ya que quienes comparten la libertad pueden relacionarse entre sí y apoyarse mutuamente ya que aceptan vivir en un casa que está estructurada por los Diez Mandamientos que nos ha dado Dios Padre, nuestro Padre celestial. Sólo en esta casa, sólo en la estructura y las leyes que proporciona esta casa podemos experimentar verdaderamente la libertad para la que estamos creados ya que somos creados para ser criaturas sociales, para ser criaturas relacionales. Somos criaturas relacionales, criaturas sociales porque somos creados a imagen y semejanza de Dios que es relacional, porque Dios es trino, una Trinidad de las Personas.

Cambiando nuestra atención al segundo hermano, el teólogo observa astutamente que aunque el segundo hermano obedeció a su padre, obedeció las leyes de la casa de su padre, no era realmente libre ya que deseaba secretamente experimentar la libertad de su hermano menor experimentado cuando su hermano menor dejó su hogar y vivió una vida sin ley. Cuando su hermano menor regresó, el hermano mayor se resintió airadamente del trato misericordioso de su padre al hermano menor, ya que no entendía la libertad como una realidad relacional como una realidad compartida. Más bien sólo entendía la libertad como libertad autónoma, como libertad individualista y, en consecuencia, también quería experimentar la libertad de manera no relacional, de una manera totalmente autónoma, pero en este deseo sólo demostró a su padre que aunque vivió en la estructura de la casa de su familia, en la estructura que proporcionan los Diez Mandamientos, no comprencó que esta libertad social es la verdadera libertad es la única libertad que últimamente nos traerá felicidad. 

Hoy, que veamos que la observancia de los Diez Mandamientos proporciona la estructura del hogar del Padre celestial en el que estamos creados para vivir. Sólo permaneciendo en este hogar experimentaremos la verdadera libertad, que es la libertad en la que se participa, que es la libertad que otros comparten y sólo podemos compartir si todos nos comprometemos a seguir las leyes básicas de la existencia relacional.

Cuando experimentamos dificultad e incluso fracaso en cumplir con el requisito de los Diez Mandamientos, cuando estamos tentados a huir del hogar creado por Dios para experimentar otro tipo de libertad que siempre terminará en decepción y frustración  responder confiando en la nueva ley que se nos ha dado a través de Jesucristo, la Nueva Ley que no reemplaza los Diez Mandamientos, sino que nos permite vivir los Diez Mandamientos de una manera gozosa donde vemos los Diez Mandamientos como el camino para ser sociales Relacional. Esta Nueva Ley como enseña el Catecismo de la Iglesia Católica, es “la gracia del Espíritu Santo”.[3]

Que Dios Le Bendiga,

Padre Pedro

James Tissot [Public domain], “James Tissot – The Return of the Prodigal Son (Le retour de l’enfant prodigue) – Brooklyn Museum,” https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Brooklyn_Museum_-_The_Return_of_the_Prodigal_Son_(Le_retour_de_l%27enfant_prodigue)_-_James_Tissot.jpg.

Rembrandt [Public domain], “Rembrandt, The Return of the Prodigal Son, 1662–1669 (Hermitage Museum, St Petersburg),” https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Rembrandt_Harmensz_van_Rijn_-_Return_of_the_Prodigal_Son_-_Google_Art_Project.jpg.


[1]Pope Benedict XVI, Jesus of Nazareth, From the Baptism in the Jordan to the Transfiguration, trans. Adrian J. Walker (New York: Double Day, 2007), Kindle location 2925 of 5265.

[2]Pope Benedict XVI, Jesus of Nazareth, From the Baptism in the Jordan to the Transfiguration, trans. Adrian J. Walker (New York: Double Day, 2007), Kindle location 2957 of 5265.

[3]“Catechism of the Catholic Church, no. 1966,” vatican.va, http://www.vatican.va/archive/ccc_css/archive/catechism/p3s1c3a1.htm.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s